top of page

Comprender y tratar la ansiedad por separación en los perros

La ansiedad por separación en perros es un trastorno común que puede generar estrés e infelicidad cuando los dueños no están presentes. Este fenómeno también puede afectar a los gatos.


Es crucial comprender los signos, las causas y las estrategias de manejo de esta ansiedad. Alrededor del 40 % de los perros sufren ansiedad por separación debido a distintos motivos.


Síntomas de que el perro sufre ansiedad por separación


Los síntomas que caracterizan la ansiedad por separación pueden variar en cada perro.

Los principales síntomas de la ansiedad por separación en perros se pueden clasificar en:


  1. Comportamientos destructivos: Cuando se quedan solos, los perros con ansiedad por separación pueden dañar puertas, paredes o ventanas en un intento de escapar. Es fundamental entender que este comportamiento no es una venganza, sino una respuesta a su estado alterado de nervios y ansiedad.

  2. Sonidos excesivos: Incluyen ladridos, llantos e incluso aullidos.

  3. Comportamientos inusuales: La ansiedad por separación puede llevar al perro a hacer sus necesidades dentro de la vivienda, a pesar de haber salido minutos antes.

Además, es importante tener en cuenta que la ansiedad por separación también puede provocar síntomas más graves, como pérdida de apetito, sudoración excesiva, hiperventilación, anorexia, problemas gastrointestinales o conductas autolesivas.



Causas de la ansiedad por separación en perros


Los perros son animales sociales que necesitan sentirse parte de un grupo para estar seguros. A medida que crecen, se vuelven más independientes, pero, como hemos observado, no siempre es así, y algunos perros no manejan bien la soledad, experimentando aburrimiento, estrés y ansiedad.


El destete prematuro es una de las razones más comunes para el desarrollo de este trastorno. Además, el cambio de hogar o el abandono también son causas principales de la ansiedad por separación en perros.


Por lo tanto, es frecuente encontrar este tipo de casos entre perros adoptados, adultos o ancianos, debido a la separación experimentada con sus anteriores dueños.

No obstante, estas no son las únicas razones. También puede ocurrir por motivos como:


  1. Pasarse muchas horas solo en casa: Si solías pasar prácticamente todo el día con tu perro y, por alguna razón, has dejado de hacerlo, es probable que esto sea la causa. El cambio de estar siempre contigo a quedarse muchas horas solo en casa puede haber desencadenado ansiedad.

  2. Experimentar cambios repentinos: Relacionado con el punto anterior, ¿has realizado algún cambio en su rutina o hábitos diarios? Si es así, esto podría ser la razón.

  3. Sufrir un episodio traumático estando solo: Si tu perro ha desarrollado ansiedad repentinamente sin explicación aparente, puede deberse a un episodio traumático que experimentó mientras estaba solo en casa.

  4. Disfunción cognitiva: Similar al Alzheimer en humanos, la disfunción cognitiva aparece en perros ancianos. Los perros que la sufren se sienten desorientados, inseguros e incluso incapaces de reconocer su hogar o familia. Por lo tanto, es común que desarrollen ansiedad cuando están solos o durante la noche.

Una vez diagnosticada la ansiedad por separación, es crucial tratarla para devolver al perro la estabilidad emocional, ya que la pasa realmente mal cuando está solo.


¿Cómo corregir la ansiedad por separación en perros?


El tratamiento de la ansiedad por separación en perros comprende distintos factores. Por un lado, resulta indispensable identificar la causa para corregirla.


Las técnicas de modificación de conducta no siempre son fáciles de ejecutar, por lo que especialmente en los casos más graves, recomendamos acudir a un educador o etólogo canino.

  • Modifica la relación con tu peludo

Evita prestarle atención hasta que esté completamente tranquilo. Ignóralo mientras esté excitado o intentando captar tu atención. Recuerda que una simple mirada o un "No" no actúan como correcciones adecuadas; más bien, son refuerzos involuntarios que empeoran su estado.

No vuelvas a entrar si escuchas que comienza a ladrar, llorar o aullar tan pronto como sales. Nuevamente, esto actúa como un refuerzo, ya que el perro logra lo que desea mediante ese comportamiento, que es tu presencia. Aunque pueda ser difícil, ignóralo y continúa con tu salida.


Incrementa las sesiones de juego y ejercicio físico. Esto te permitirá manejar mejor la interacción con tu perro, mejorando tu capacidad para ignorarlo en sus intentos constantes de captar tu atención. Además, ayudará al animal a sentirse más estimulado. Aunque esta técnica por sí sola no trata directamente la ansiedad por separación, facilita el proceso de trabajo.

  • Trabaja en tus señales de salida

Ignora al perro 15 minutos antes de irte para evitar reforzarlo de forma involuntaria y empeorar su estado de ansiedad.


Al volver a casa, ignóralo por completo, de manera que no lo saludes hasta que esté relajado y tranquilo. Si lo saludas nada más llegar, nuevamente de forma inconsciente estás reforzando las conductas ansiosas.


  • Lleva a cabo salidas cortas varias veces al día

Al principio, realiza salidas muy breves, de no más de cinco minutos, saliendo por un momento y regresando inmediatamente. No olvides indicar la señal de salida antes de marcharte. Repite estas salidas cortas varias veces al día para que el perro se acostumbre, comprenda que siempre regresas y entienda que quedarse solo no es algo negativo.


Con el tiempo, incrementa gradualmente la duración de las salidas. Puedes alternar salidas cortas de cinco minutos con otras un poco más extensas, de 10 o 15 minutos. Sin embargo, si al alargar las salidas el perro vuelve a mostrar signos de ansiedad, significa que has seguido las pautas correctamente, pero has avanzado demasiado rápido. En este caso, retrocede y vuelve a practicar las salidas cortas.


A medida que el perro se acostumbre, disminuye la frecuencia de las salidas cortas.

Para ausencias prolongadas, de 8 horas o más, o para periodos de vacaciones, durante el tratamiento es recomendable dejar al perro con alguien de confianza o en una guardería canina.


  • Crea un ambiente enriquecedor cuando no estés presente

El entorno debe ser lo más cercano posible a cuando estás presente. Por eso, recomendamos dejar alguna luz encendida, música o incluso la televisión. De esta manera, el perro no notará tanto la diferencia.


El uso de juguetes puede ser efectivo en algunos perros, aunque es importante destacar que al principio pueden no resultar completamente efectivos. De todas formas, un espacio enriquecido con un lugar cómodo para descansar, una manta, juguetes, etc., siempre es más recomendable.


  • Ten paciencia y sé constante

Abordar la ansiedad por separación en perros adultos no es un proceso fácil ni rápido, así que es importante entender que los resultados no se obtendrán en dos semanas. La paciencia y la consistencia serán tus mejores aliadas a lo largo de todo el proceso. Es crucial no romper con las pautas establecidas, como ya te hemos recomendado, y buscar la ayuda de un profesional si es necesario.


¿Es recomendable adoptar otro perro como tratamiento para la ansiedad por separación?


Definitivamente NO. El perro con ansiedad continuará experimentando estrés durante la separación, ya sea que tenga la compañía de otro perro o no.

Además, dado que la ansiedad no se aborda y el perro persiste en mostrar los síntomas habituales, existe el riesgo de que el nuevo perro decida imitar este comportamiento, lo que puede resultar en un problema adicional.



Este artículo tiene un propósito puramente informativo. En Doggarden.es no tenemos la autoridad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar diagnósticos. Te recomendamos que lleves a tu mascota al veterinario en caso de que presente cualquier condición o malestar.



BLOG CREADO Y GESTIONADO POR DOGGARDEN

LOGO DOGGARDEN


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Couldn’t Load Comments
It looks like there was a technical problem. Try reconnecting or refreshing the page.
bottom of page